Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Español

Galería de arte, Valencia (España)


Arte Balinés

Arte Balinés
Mayo 2009

A beneficio de UNICEF

"Arte Balinés"

¿COMO SE LE OCURRE ESTO A ANA SERRATOSA?

¿Que hago yo, su marido, presentando esta exposición?
La respuesta a estas y a otras preguntas está en Bali, en el verano de 2005 y puedo asegurar que yo no tuve nada que ver, por que en un principio me encontraba tumbado tranquilamente al sol, disfrutando de una inusual paz interior y nada podía hacerme sospechar que aquello iba a suceder. Recuerdo que en aquel momento mi única preocupación era si aceptar la amable invitación de los socorristas de la playa para enseñarme a hacer surf, algo de lo que hubiera alardeado ante nuestros hijos al regresar del viaje. Pero ni siquiera esa tentación iba a truncar mi propósito de seguir disfrutando al sol de aquel momento tan placentero como fugaz. Fue entonces cuando Ana me dijo algo… Algo de no sé qué… Y volvió a decirlo al ver que yo parecía estar en el más allá. En mi regreso a la realidad le escuché sugerir que podíamos contratar un guía y un chofer para ver la artesanía que aquella gente tan amable y sonriente, habitantes de un lugar tan bello, podían ser capaces de hacer. ¿Movernos de aquí? ¿Ahora? Mi primera reacción fue hacerme el remolón, y la segunda también, pero a la tercera sabía que tenía perdida la batalla. Puedo dar fe de que Ana Serratosa es una insaciable exploradora de todo lo que tenga que ver con el arte; por amor al arte, como me dijo cuando le conocí. En el taxi, de camino a algunas tiendas de artesanía, Ana me miraba explorando mi nivel de complicidad, buscando mi mano, mientras que con la palma de su otra mano daba golpecitos a varia guías turísticas. Así empezó una pequeña excursión, de varios días, en la que no nos dejamos un sólo lugar de los marcados con el post-it; los pocos museos de pintura y los muchos talleres de artesanía. No sólo eso, porque por azar, tanto el guía como el conductor, eran auténticos expertos en el tema, de manera que pudimos hacer un barrido completo de todo lo que tuviera que ver con la artesanía de Bali.
Bali es un lugar paradisiaco; lo es por su paisaje, pero sobre todo por su gente. Allí la sonrisa es contagiosa y a uno pueden entrarle agujetas si no ha sonreído lo suficiente en el pasado. No se tarda mucho en comprender por qué lo hacen, puesto que efectivamente son un pueblo feliz con lo poco que tienen. Es a esta gente a la que se ha fotografiado yendo en el mismo ciclomotor el padre, la madre y dos o tres de sus hijos. Pescan con el casco puesto -eso no sé por qué lo hacen- y respetan la naturaleza siendo plenamente conscientes de que es esta quien les da la vida diariamente. Nunca habíamos visto tantos niños uniformados; tantos, que unos tienen que ir al cole por la mañana y otros por la tarde.
Su principal artesanía es la de la madera y pueden recorrerse kilómetros viendo pequeños talleres de ebanistería a ambos lados de la carretera. Ana lo sabía. No sabía bien donde, pero tenía claro que tenía que haber algún artista cerca. Las tiendas de souvenires estaban llenas de tallas de madera y algunas destacaban por encima del resto. Le seguimos el rastro a las firmas de algunas figuras y finalmente dimos con los talleres de estos autores. Casi templos, más que talleres, llegando a producir una sensación sobrecogedora. El maestro, rodeado de oficiales y aprendices, sabía que estábamos allí, pero no nos miraba. Nos dedicamos a contemplar y tal vez era eso lo que esperaban de nosotros. Al cabo de un rato el maestro levantó la mirada y nos dedicó una sonrisa. Luego sonrió a su talla y siguió trabajando. Era uno de los artistas más reconocidos de la isla, y como sucedió con otros maestros a los que visitamos, concluimos que prefieren mantenerse en el anonimato, dejando que sus obras hablen por ellos expresando las cosas sencillas, pero tan importantes, que ocupan sus vidas. Por eso representan con frecuencia la maternidad.
Su proceso creativo es también sencillo. Trabajan la madera más difícil, más dura y veteada, como la del hibiscus de flor amarilla o la del árbol “cocodrilo”. La forma de sus tallas está previamente determinada por la forma rugosa y deformada del tronco, o tal vez preformada de forma natural, como dirían ellos. Así de natural y sencillo es su arte. No pudimos volver a la playa y mi frágil paz interior puede que siga esperándome en otra isla, pero aquello valió la pena. Sin duda. Fueron varios días de ajetreo, viajando varias veces de una punta de la isla a la otra, seleccionando piezas, haciendo con ellas improvisadas exposiciones en el suelo, negociando y asegurándonos de que llegaran a su destino. Hoy esas piezas están aquí y sólo Ana sabía lo que iba a hacer con ellas.
Pedro Martinez Canut
Apreciados amigos:
No hay duda que, por el hecho de tener este catálogo entre las manos, podemos decir que somos personas afortunadas, porque hemos tenido la suerte de nacer en un entorno mucho más amable que aquel en el que viven los jóvenes que han esculpido las piezas de madera fotografiadas en estas páginas. Está claro que somos personas afortunadas y poco hemos hecho nosotros, poco hemos contribuido, para que esto sea así. Pero también, por el hecho de acudir a la exposición que ha organizado Ana, eres además una persona inteligente, sensible y, seguramente, generosa. El dinero que se recaude con la venta de las esculturas que ha traído Ana del lejano Oriente, va a ir a esa infancia tan necesitada con la colaboración de Unicef. Allí ayudará a que los jóvenes no se vean obligados a trabajar en edad escolar, para que tengan la oportunidad de mejorar su futuro y que intenten cambiar el condicionante de haber nacido un entorno tan duro. Al dar con generosidad, la persona que da enriquece su espíritu; pero todavía recibe más de lo que da. Los niños y también los adultos nacidos en países donde hay tanta escasez y tanta necesidad; a pesar de todo, son personas felices dentro de su miseria y siempre te reciben con una sonrisa, a pesar de que sólo cuentan con sus manos para ganarse la comida del día. Tenemos que aprender con humildad esta lección, agradecer la generosidad con la que nos regalan esa forma de ver la vida y agradecer que nosotros seamos afortunados de haber nacido en condiciones muchísimo mejores. Simplemente recordemos cómo vivimos nosotros un día cualquiera e imaginemos si seríamos capaces de vivirlo con más alegría, humildad, agradecimiento y sencillez.
Personalmente, agradezco a Ana que haya visto en mí la predisposición a participar en este programa, que me haya invitado a contribuir a lo que ella inició hace años y a que me permitiera, simplemente, imitar su generosidad.
Gracias.
José Ribes Bas, Rimontgó
Empresa patrocinadora
A través de estas líneas Quisiera transmitir mi profundo agradecimiento como presidenta de UNICEF Comunidad Valenciana a la artífice de esta exposición, Ana Serratosa, y compartir una reflexión sobre el origen de esta iniciativa. La historia de esta exposición tiene su origen en un viaje de Ana a Indonesia, en la que se sensibilizó acerca de la importancia de que todos los niños del mundo vean cumplidos sus derechos, y a partir de ahí, la clara determinación de querer pasar a la acción: sumar esfuerzos para cumplir con la responsabilidad común de garantizar los derechos de los niños y niñas de todo el mundo. Además, su voluntad de colaborar con UNICEF ejemplifica una de las grandes fortalezas de la organización de Naciones Unidas para la infancia: la suma de voluntades en una alianza global por la infancia. El compromiso de todos nosotros es necesario para lograr que todos los niños y niñas disfruten de sus derechos. Gracias a todo ello, los beneficios de la presente exposición irán destinados a una de las principales prioridades globales de UNICEF: la Supervivencia Infantil. El objetivo de esta prioridad es reducir la mortalidad infantil, vinculada a la desnutrición y la pobreza, combatiendo sus causas, que son conocidas y fácilmente remediables: diarreas, infecciones, neumonía, sarampión, etc. También quisiera agradecer su colaboración a la entidad patrocinadora, así como a todas las empresas que han aportado su esfuerzo de manera desinteresada para que la exposición sea un éxito. Por último, animo al público a disfrutar de las obras y reflexionar con el contenido de este catálogo, sumándose también así en un amplio compromiso con los derechos de la infancia.
Bienvenida Guerrero Ramón,
Presidenta UNICEF Comunidad Valenciana
¿Qué es UNICEF? UNICEF es la agencia de Naciones Unidas que tiene como objetivo garantizar el cumplimiento de los derechos de la infancia en todo el mundo. Fue fundada en 1946 para atender a los niños europeos tras la II Guerra Mundial. Con más de 60 años de experiencia, UNICEF trabaja actualmente en más de 150 países, tanto en situaciones de emergencia como de desarrollo. La Convención sobre los Derechos del Niño, que en 2009 cumple su 20 aniversario y está ratificada por 191 países, es el fundamento de todo nuestro trabajo. La Convención reconoce que los niños son individuos con derechos propios e inalienables, por lo que todos, desde gobiernos a particulares, tenemos la obligación legal de que se respeten y se cumplan. UNICEF busca la transformación social promoviendo la participación activa de todos en la obligación de garantizar los derechos de la infancia. UNICEF centra su trabajo en una serie de prioridades fundamentales. Una de esas prioridades es la Supervivencia y desarrollo del niño, a la que irá destinada la donación derivada de la presente exposición. La labor de UNICEF ha sido reconocida con el Premio Nobel de la Paz 1965 y el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2006.
¿Qué hace UNICEF?
UNICEF trabaja para conseguir que todos los organismos y entidades vinculadas a la infancia (gobiernos, administraciones, comunidades, familias, escuelas,…) cumplan con su obligación de respetar los derechos de los niños, de manera que se logren tres resultados:
• Un buen comienzo de la vida, en un entorno de cuidados, atención y seguridad que les permita sobrevivir y estar físicamente sanos, mentalmente alertas, emocionalmente seguros, socialmente competentes y con capacidad de aprender. • Garantías de que todos los niños tengan acceso a una educación básica de calidad y que la puedan completar. • Que los adolescentes tengan oportunidades de desarrollar plenamente su capacidad individual en un entorno seguro y acogedor, que les permita participar en su sociedad y contribuir con ella.
Para saber más: www.unicef.es
UNICEF en Indonesia
La República de Indonesia es una vasta nación-archipiélago de en torno a 18.000 islas extendidas entre los océanos Indico y Pacífico. Es el 4º país más poblado del mundo, 240 millones de personas, una cifra que crece en unos 3 millones anuales. El crecimiento urbano es especialmente rápido, poniendo a prueba la capacidad de provisión de servicios sociales y vivienda de las ciudades. El país ha empezado recientemente a estabilizarse democraticamente, tras años de incertidumbre económica y agitación política. Los desastres naturales afectan frecuentemente a Indonesia, que está situada sobre una placa tectónica activa. El terremoto y tsunami masivos de diciembre de 2004 devastaron amplias zonas de la provincia de Aceh, en el norte de Sumatra, dejando en torno a 200.000 indonesios muertos o desaparecidos y cientos de miles sin hogar.
La acción de UNICEF en Indonesia se centra en cinco áreas prioritarias: Salud y Nutrición: Indonesia ha reducido las tasas de mortalidad infantil en un 66% desde 1990, pero el programa de UNICEF de Salud y Nutrición afronta grandes retos para asistir en la reducción de la malnutrición infantil y mejorar la salud materna. Educación Básica para Todos: UNICEF apoya los esfuerzos del Gobierno de Indonesia para incrementar el acceso a la educación básica, gracias a los que el 95% de los niños y niñas asisten a la escuela primaria, y es un socio clave es el diseño de programas para la mejora de la calidad global de la educación en el país. Protección Infantil: El programa de Protección Infantil de UNICEF trata temas relacionados con el registro de nacimientos, abuso, violencia y explotación infantil, y para este fin colabora de cerca con el gobierno y las agencias legales. Sólo el 55% de los niños menores de 5 años son inscritos al nacer. Lucha contra el VIH/SIDA: Para 2010, cerca de 110.000 indonesios sufrirán o habrán fallecido de SIDA y otro millón será seropositivo. UNICEF cree que los niños, niñas y jóvenes pueden luchar con éxito contra el VIH/SIDA. Agua y Saneamiento:Las condiciones de agua y saneamiento siguen siendo muy deficientes en muchas partes de Indonesia. Sólo el 52% de la población usa instalaciones mejoradas de saneamiento. UNICEF trabaja duramente para suministrar mejores y más accesibles instalaciones de agua y saneamiento.

A beneficio de UNICEF