Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Español

Galería de arte, Valencia (España)


El Museo Patio Herreriano presenta sus nuevas ‘joyas’ contemporáneas

 

Cubismo, experimentos de color, figuras en carboncillo, fotografía vanguardista e incluso una tabla de planchar convertida en arte propone el Museo Patio Herreriano de Valladolid.

El centro de Arte Contemporáneo en el corazón de la ciudad expone 40 de las 67 obras adquiridas en los últimos dos años. Veinte autores, unos reconocidos y otros con gran proyección, cuelgan de las paredes del museo.

Enlaces+Cinco propone en la sala 8 obras de 2008 a 2010 que utilizan la realidad como material que transformar y con el que generar nuevos discursos. El dibujo a lápiz y carboncillo de Chus García Fraile y de José Miguel Pereñíguez aparece junto a la adaptación de materiales de origen industrial y doméstico como la luz de neón que emplea Carlos Schwartz o la reutilización de objetos de la basura de Nuria Fuster.

Obras de artistas consagrados como Elena del Rivero o Alfonso Albacete, habituales en la colección del museo, se mezclan con creaciones emergentes como las de Damián Ucieda.

El lenguaje abstracto ocupa la sala 9 con la geometría como base del trabajo en pintura y escultura. Neocubismo de los 40 de un coetáneo en París de Picasso como fue Virgilio Vallmajó conviven en este espacio con el artista zamorano Toño Barreiro y su acrílico sobre tela elaborado en 2008.

De los 50 se han incorporado obras de Puig Manera, de los 60 de Amadeo Gabino y Juan Antonio Aguirre, de los 70 de José Ramón Sierra y de los 80 piezas de Juan Luis Moraza.

El Museo de Arte Contemporáneo Patio Herreriano alcanza con estas adquisiciones las 1.122 obras, con cerca de 300 obras nuevas desde su inauguración hace nueve años, unos datos muy positivos “que afianzan el compromiso con el arte actual”, según la valoración en la presentación de la muestra de la concejala de Cultura, Mercedes Cantalapiedra, y la directora del museo, Cristina Fontaneda.

Después de un tiempo retirada, el pasado mes se volvió a colocar El cielo sobre la tierra (Adolfo Schlosser, 1994) en la Capilla de los Condes de Fuensaldaña, una interesante instalación en madera que supone un aliciente más para visitar el museo en los próximos días.